Un espectacular tercer cuarto da la victoria al CD ILUNION frente al Bidaideak Bilbao

Foto del homenaje a los medallistas paralimpicos

19.02.2017

El CD ILUNION derrotó ayer al Bidaideak Bilbao BSR, por 77-52, en la decimotercera jornada de la liga nacional de baloncesto en silla de ruedas, Trofeo Fundación ONCE.
 
Todo hacía indicar que estábamos ante uno de los mejores partidos que se pueden ver hoy en día en la liga nacional. Dos equipos fuertes, con mucha calidad en sus plantillas y que se conocen a la perfección. El Bidaideak es uno de los conjuntos que suelen hacer cara al vigente campeón de liga, no en vano, en el partido de ida estuvo a punto de dar la sorpresa, y los madrileños únicamente ganaron por 5 puntos.
 
Artacho sabía de la importancia de salir concentrados desde el primer segundo, la más mínima relajación sería aprovechada por los de Bilbao. El entrenador local metía centímetros en el cinco inicial con la idea de hacerse dueño de la zona y no permitir que jugadores como Asier fueran protagonistas del partido. Fran Lara, Alejandro Zarzuela, Bill Latham, ‘Pincho’ Ortega y Roberta Mena, formaron el quinteto inicial de los madrileños.
 
Arrancaba el partido y los vascos salían con las ideas más claras y con más acierto en el tiro. Cada posesión era una dura batalla de la que los hombres de Domingo Gil salían victoriosos. Gran acierto en el tiro a media distancia de un Turek que volvía a reivindicarse ante su ex equipo. De él fueron los dos tiros libres que ponían 4 arriba a los suyos 6-10. El CD ILUNION andaba impreciso en el tiro y se veía superado por un buen inicio del equipo visitante.
 
Pero si algo tiene el conjunto madrileño es calidad a raudales y un fondo de armario que te decide partidos. Llegaba la reacción de los amarillos y con un 8-0 de parcial conseguía ponerse 4 puntos arriba al final del primer cuarto. (14-10).
 
Comenzaba el segundo cuarto y el ILUNION quería poner tierra de por medio cuanto antes. Dos canastas consecutivas de Fran Lara elevaban la ventaja hasta los 8 puntos (18-10) y el parcial a 12-0. Parecía que Bilbao podía empezar a bajar los brazos ante el empuje de los locales pero, nada más lejos de la realidad, este equipo nunca se rinde. Artacho seguía moviendo su banquillo en busca de nuevas opciones y frescura y llegaron minutos de imprecisiones en el tiro por parte de ambos conjuntos. Un segundo cuarto muy igualado y muy corto en la anotación (11-10), en el que las defensas se imponían a los ataques. Se llegaba al descanso con una ventaja de 5 puntos para el CD ILUNION (25-20), y todo por decidir.
 
Tras el descanso, Artacho ponía un quinteto en pista de menos centímetros pero de una calidad incontestable. Muiño, Lara, Bywater, Latham y Alejandro Zarzuela salían a pista decididos a romper el partido.
 
Y así fue. Dos tiros libres del omnipresente Turek acercaban a los de Domingo a 3 puntos (25-22), pero iba a ser solo un espejismo. Terry Bywater y Bill Latham asumieron que debían tirar del carro y empezar a poner tierra de por medio con el Bidaideak. 11 puntos del australiano en los primeros 5 minutos de cuarto y 8 del inglés, dos triples incluidos, rompían el partido definitivamente. El Bidaideak veía que el partido se le escapaba y tras protestas a los árbitros le caían dos técnicas que le hacían salirse del partido. Los locales seguían a lo suyo y terminaban un tercer cuarto inmaculado 20 puntos arriba (54-34). Ahora sí parecía que el partido estaba decantado.
 
Los de Artacho se divertían en la pista con un juego espectacular. Fuertes en defensa, corriendo rápidos contrataques o elaborando jugadas en estático. Esta tarde les salía todo. Latham había comenzado el último cuarto como el anterior, arrasando. Un contrataque llevado por Bywater iba a dar lugar a la mejor jugada del partido. Rápida transición, pase espectacular por la espalda a Latham y canasta del australiano. Máxima ventaja del partido (+26) para el CD ILUNION (62-36). A partir de ahí, intercambio de canastas por parte de ambos equipos, destacando un gran Turek y un Bywater que seguía consolidando su partidazo con dos triples más, para un total de 5 en el partido. Se llegaba al final con 25 puntos de ventaja para los locales (77-52). Los locales repetían la anotación de la ida, pero los de Bilbao anotaban 20 puntos menos que en el partido de la primera vuelta.
 
Partido de los que crean afición a este deporte y un duelo que volverá a reeditarse el próximo sábado, pero esta vez en cuartos de final de la Copa del Rey que se disputará en Oviedo. Espectáculo asegurado.